Bere Casillas

Bere Casillas

“Si una empresa quiere sobrevivir a 10 años vista, tiene que tener presencia en Internet y redes sociales”

Bere Casillas es, probablemente, uno de los mejores ejemplos de un empresario que ha sabido aprovechar el potencial de Internet para hacerse un nombre y aumentar su mercado potencial. Este sastre que hacía trajes a medida en Granada supo ver todas las oportunidades que había detrás de Internet y las redes sociales y se lanzó a grabarse a sí mismo en vídeo para dar consejos sobre elegancia y el buen vestir. Así nació Elegancia 2.0 (https://www.youtube.com/user/BereCasillas/). Hoy, 7 años después, no solo ha conseguido evitar la quiebra de su negocio de trajes a medida, sino que va a por su tercera ronda de financiación. ¿Las claves? Formarse, trabajo y constancia.


P._ Una empresa familiar como la suya da el salto a Internet. ¿Cómo y por qué deciden dar este salto?


R._ Por la crisis económica. El sector de la moda trabaja con mucho tiempo de antelación. Cuando aún no ha acabado una temporada ya tenemos que estar pensando en la siguiente. Corría el año 2007 y realicé un 49% más de compras sobre la temporada anterior, en previsión de que los años iban a ser tan buenos como los anteriores. Pero llegó 2008 y me pegué un batacazo histórico, con más de un 40% en pérdidas de ventas, con miles de euros en mercancía en las estanterías que no salían. Estaba literalmente en la ruina y los bancos me amenazaban con embargar mi casa.
A finales de 2008, un proveedor me dejó un CD que se llamaba “Los 4 pilares del éxito en Internet”. Con él me di cuenta de que Internet y las redes sociales podían ser algo muy importante para la firma. Tenía 45 años y, para un cuarentón como yo, era durísimo todo lo que me pedían: realizar vídeos en YouTube, abrir redes sociales… pero a día de hoy puedo decir que aquella decisión ha sido un acierto brutal.

P._ Usted realiza trajes a medida por Internet. ¿Alguna vez le dijeron que estaba loco por intentar esta aventura?


R._ Muchísimas veces. Empiezo en 2009 a grabar los vídeos, con una situación económica agobiante. Mis empleados me decían “se te ha ido la pinza, tú no estás donde tienes que estar, tienes que estar defendiendo a la empresa y no haciendo el payaso en Youtube…”. Tal fue la repercusión que empezaron a tener los vídeos que, en mayo de 2010, fui al programa de Buenafuente https://www.youtube.com/watch?v=2qUClU8UNg8 porque me invitó. Días después de ir al programa cambió todo radicalmente. Ése fue uno de los grandes desencadenantes del éxito. 

P._ Recientemente ha abierto una tienda en Madrid, fuera de Granada. ¿Hubiera sido posible sin su presencia en Internet?


R._ Evidentemente no. A mí en 2011 me preguntaron que si se podía vender trajes a medida en Internet y dije que no. Pensé que era absolutamente imposible, pero a día de hoy estamos haciendo unos trajes increíbles con medidas que nos mandan los clientes.
No hay nada que sea imposible en Internet, por muy peregrino que pueda parecer. Una idea, con el software, los conocimientos y la formación adecuada, es posible de realizar. Trajesamedida.com lo demuestra: cualquier persona de cualquier parte del mundo se puede diseñar su camisa o su traje y va a tener una prenda absolutamente impecable, a su medida, con todos los detalles personalizados. Es algo que las grandes marcas de moda no pueden hacer y los pequeños sí.


Si una empresa quiere sobrevivir a 10 años vista, tiene que tener presencia en Internet y redes sociales


P._ ¿Qué fue lo que le hizo cambiar el chip y apostar por redes sociales?


R._ Yo tenía una sastrería pequeñita en Granada, con lo que mi vida laboral se tenía que haber centrado única y exclusivamente en esta zona, en una ciudad pequeña. Era imposible demostrarle al mundo si yo era profesional, si lo que hacía era bueno o no. Descubrí que, basándome mucho en redes sociales, podía tener un negocio mundial y tener clientes en Estados Unidos, China, Chile, Ecuador, Venezuela… Ahí fue cuando decidí apostar por ello. Ése fue el gran cambio del chip.


P._ Su estrategia marcada hace que la web sea secundaria y tenga más relevancia en redes sociales…


R._ Indiscutiblemente. Hay empresas que tienen una web muy básica, que se basan en Facebook. Las redes sociales para nosotros son el gran punto de apoyo. Si me quitaran las redes sociales, no entiendo cómo podría funcionar a día de hoy. Es una prolongación de cómo entendemos la comunicación, del trabajo que estamos haciendo, si vamos a dar una conferencia o no… Es algo fundamental.


P._ ¿Cómo gestiona su presencia en Internet? ¿Lo hace usted mismo? ¿Tiene un equipo detrás?


R._ Todo el comienzo lo hice yo solo: me grababa los vídeos, los editaba, los subía… Pero llega un momento en que hay que hacer tanto que tuve que necesitar ayuda. Tenía que trabajar muchísimo y tener mucha constancia publicando en el blog, contestando Twitter, los mensajes privados en Facebook… Ahora tenemos una productora de televisión que nos hace los vídeos y tengo quien me eche una mano en las redes sociales. Eso sí, soy muy especial y mis cuentas personales los gestiono 100% yo. No permito que nadie hable en mi nombre. Para mí sería una estafa si hablara a mis seguidores a través de otra persona.

Descubrí que, basándome mucho en redes sociales, podía tener un negocio mundial y tener clientes en Estados Unidos, China, Chile, Ecuador, Venezuela…

P._ ¿Qué herramientas y dispositivos utiliza? (portátil, móvil, paquetes ofimáticos, nube, CRM…)


R._ He estado probando muchas aplicaciones, pero solamente necesito gestionar 3 perfiles. Tengo un buen smartphone, un tablet, dispositivos fijos… Se pueden gestionar todas las redes sociales desde un smartphone o una tablet. La inmensa mayoría de los clientes que tenemos nos dan respuestas a través de smartphone (es algo que vemos en las métricas). Si algo marca la diferencia entre la forma tradicional de hacer la comunicación y la publicidad tradicional (radio, televisión, periódicos, revistas) a las redes sociales es que afortunadamente en Internet se mide absolutamente todo: a qué hora lo abren, cuándo se abre un mensaje, un correo, a qué hora te lo publican, si ha hecho clic o no en el enlace que has puesto, desde qué sistema operativo está trabajando, desde qué país… Es increíble.


P._ ¿Qué inversión ha realizado en redes sociales? (en tiempo, dinero, recursos…).


R._ Es complicado de decir. En recursos económicos muy poco. Desde el 2009 hasta aquí he podido gastar 1.000 € como mucho, incluida una cámara que me compré para grabar los vídeos y me costó 600 €.
En tiempo no lo puedo decir, porque no sé lo que llevo invertido en grabar vídeos, en editarlos… Todos los días tengo que dedicar unas 4 o 5 horas, de lunes a domingo, en redes sociales. Es verdad que lo puedes hacer desde cualquier lugar (como la playa) con tu smartphone.


P._ ¿Y cuál es su retorno?


R._ Brutal. De estar literalmente arruinado a día de hoy ser el CEO de una empresa como trajesamedida.com con clientes en Estados Unidos y México, Uruguay, Arabia Saudita, Alemania o Inglaterra… Me parece increíble. Es como un sueño hecho realidad. Tengo un showroom en Madrid que es increíble de bonito y todo gracias a las redes sociales. Hemos generado confianza en la red social y eso ha hecho que los inversores pongan dinero (que yo no tenía) en nuestro negocio. Vamos a por nuestra siguiente ronda de inversión de 300.000 €. Si todo sale como está previsto, en el año 2018 llegaremos a facturar un millón de euros dentro de trajesamedida.com de la marca Bere Casillas. Es como un milagro.


P._ Es decir, que Bere Casillas no existiría o si no fuera por Internet.


R._ No, lo tengo clarísimo. Si no fuera por ello, en 2011 no hubiera podido llegar más con la empresa y estaría arruinado o trabajando en alguna tienda. No sé qué hubiera sido de mi vida.
Con 50 años eres muy consciente de todo lo que te ha pasado en la vida, ya no eres el chico joven con 20 que tienes toda la vida por delante. Ha sido un cambio en mi vida y siento un orgullo muy grande. Estoy agradecido a la vida por haberme pillado en este cambio de ciclo y de vivir lo que Internet ha sido capaz de proporcionar a una empresa.



P._ Porque sigue haciendo trajes…


R._ Sí, sigo midiendo a mis clientes, sigo haciendo trajes a medida. Sigo en lo mismo que siempre he hecho y espero no cambiar nunca.


P._ Sin embargo, prácticamente la mitad de las tiendas minoristas no tienen ni siquiera una página web. ¿Por qué cree usted que deberían tenerlas todas?


R._ Puedo entender que un comercio chiquitito no tenga redes sociales por falta de conocimientos y del poder que tienen. Pero a día de hoy es muy complicado pensar en el sostenimiento a medio y largo plazo de una empresa sin Internet. No podemos pensar en negocios locales, sino de negocios globales. Hay muchos casos como el mío, empresas pequeñitas que están vendiendo naranjas a EE.UU., que son capaces de vender botones y las cosas más insospechadas y que tienen un comercio mundial increíble.
El primer paso, obviamente, es tener información. Si una empresa quiere sobrevivir a 10 años vista, indiscutiblemente tiene que tener presencia en redes sociales. Es algo ineludible.


P._ ¿Qué sugerencias/recomendaciones haría para otros emprendedores/pymes a la hora de trazar una estrategia en Internet?


R._ Lo primero que tiene que hacer es ponerse en manos de profesionales. Yo tuve la suerte de ser uno de los primeros que empezó y, de alguna manera, los pioneros hicimos un camino. Ahora es más complicado porque todo el mundo quiere hacer lo mismo que la gente que tiene éxito, cuando lo que hay que hacer hacer algo novedoso. A las pequeñas empresas les da mucho miedo formarse en Internet porque dicen que tiene un lenguaje y un jerga que no hay quien lo entienda. Pero en realidad es muy fácil y muy lógico, todo tiene mucho sentido.
Después de formarse, la gran llave que abre todo es la constancia. Hay personas que se inflan de decir que van a abrir un blog y diferentes perfiles en todas las redes sociales y cuando han pasado unos meses y no han visto resultados de ningún tipo, empieza la legión de blogs muertos. Ésa es la madre del cordero: arrancar una estrategia y tener constancia. Hay que estar año tras año y tener una constancia demoledora, sobre todo cuando eres pequeño y no tienes recursos (económicos ni de ningún tipo).


P._ De todos los canales de redes sociales, ¿cuáles son para usted los más importantes y por qué?


R._ Para mí, obviamente, YouTube. Es el canal más grande que tengo (hemos superado los 100.000 suscriptores y tenemos el botón de plata) y el que más visibilidad me da.
El email marketing también es una herramienta increíble. En Twitter tenemos bastantes seguidores, pero no es una herramienta de venta sino de comunicación. Facebook es nuestro gran lugar de consultas. Ahora mismo tengo 1.962 mensajes privados en Facebook que no he podido todavía responder.

También te puede interesar