Claves para escribir bien en la web

Claves para escribir bien en la web


Hoy en día la creación de una web está al alcance de todos, ya sea porque se encarga a un profesional, porque la hacemos nosotros a través de gestores de contenidos o porque nos ayuda algún conocido. Ya tenemos la web, pero, ¿qué contenido vamos a publicar?, ¿va a contener únicamente datos de nuestro negocio o queremos ir actualizándola periódicamente?

Si queremos comunicarnos correctamente con nuestros clientes sin perder oportunidades, tendremos que tener en cuenta ciertas consideraciones a la hora de escribir el contenido.

¿De qué hablamos en la web?

Una de las primeras cuestiones que necesitamos saber es ¿qué vamos a contar? Este es quizás el aspecto más sencillo. Ya que lo habitual es hablar de aquello que conocemos y con lo que nos ganamos la vida. Nuestro negocio.

¿Pero, cómo lo contamos para que nos permita diferenciarnos de la competencia? La clave es que los contenidos sean interesantes, pero además se expresen en un lenguaje afín a la persona que nos visita . Lo mismo que haríamos con un cliente que entra por la puerta de nuestro comercio, pero llevado a la web. Pensemos entonces en el estilo de redacción.

Ahora toca decidir si queremos actualizar el contenido con asiduidad o preferimos tener una página estática, bien porque no tengamos necesidad de hablar de nuevos servicios frecuentemente o porque únicamente queremos tener una referencia en internet.

Pongamos un ejemplo, quizá tengas un bar especializado en cocina mexicana. Lo primero es incluir información básica sobre dónde estás, cómo es tu personal y tu filosofía, y cómo es tu local, donde tendrás que añadir imágenes. ¿Quieres ir más allá? Además de darte a conocer, ¿quieres crear una comunidad que visite tu publicación frecuentemente? Pues continúa escribiendo.

En el caso del restaurante mexicano, puedes hablar de los diferentes ingredientes que utilizas, sus orígenes en México, dar recetas, trucos de cocina o incluso, contar tu viaje por el país el verano pasado. En este caso un formato blog sería interesante, pero es muy importante ser constante y no dejarlo abandonado.

 La clave: ser breve e interesante

Una vez que tenemos pensados los contenidos y consejos que puedan ser de utilidad tenemos que darles forma.

  • Crea un titular llamativo. Esto ayudará a que los clientes reaccionen cuando encuentren la información a través de buscadores, redes sociales, etc. “Cómo hacer la mejor enchilada del mundo” sería un ejemplo para el restaurante mexicano.
  • No trates de dar toda la información de golpe. Al igual que cuando entra un cliente en tu negocio no le apabullas con todo tipo de datos e información sobre algo en lo que está interesado, en la web es igual.
  • Es muy importante que la estructura de los textos esté dividida en párrafos, con encabezados y secciones que resumen de lo que se va a hablar. A nadie le llama la atención leer algo que es todo texto muy largo con párrafos y párrafos.
  • Aligera el texto con negritas para resaltar lo importante y facilitar la lectura en diagonal. Pero también añadiendo imágenes y vídeos que visualmente ayuden a expresar lo que quieres contar.
  • Utiliza un lenguaje que tus clientes comprendan, sin ponerse muy técnicos. Si eres experto en tu negocio la persona que visita tu web no tiene por qué serlo. Hay que adaptar la forma de contar las cosas de forma amena y asequible para ellos.

En todo caso no deja de ser el mismo tipo de conversaciones que mantenemos con los clientes que cruzan la puerta de nuestro negocio, pero llevados a la web.

¿Cómo hacer que el contenido nos ayude a posicionar bien en buscadores?

Podemos ayudar a que los buscadores nos identifiquen como contenido de calidad siguiendo una serie de pautas muy sencillas:

  • No tener faltas de ortografía. Los buscadores consideran que los contenidos que tienen faltas de ortografía son de baja calidad.
  • No realizar corta y pega. El contenido debe ser original. Tenemos que crear desde cero, con nuestras propias palabras.
  • Añadir enlaces a otras páginas para que los clientes que nos visitan puedan tener más información. También es interesante enlazar a otros contenidos relacionados que tengamos publicados.
  • Difunde los contenidos a través de las redes sociales. El objetivo es que llegue al mayor número de personas posibles, que además si les gusta, ellos también lo van a compartir. Un buen titular te ayudará a que sea más compartido.

Como en todas las facetas profesionales, poco a poco iremos aprendiendo qué funciona y qué no. No hay una fórmula mágica, pero sí tenemos constancia vamos a ir mejorando poco a poco.

También te puede interesar